Vampiros en el cine (1926-1948)

 
VAMPIROS EN EL CINE (1926-1948)
 
 
Dejando de lado por un momento el cine eurpeo, la primera película estadounidense que aborda el tema de los vampiros es El murciélago (The bat), de Roland West, de 1926, donde un monstruoso murciélago asesina en una lóbrega mansión. Se basaba en una obra de teatro que había estado dos años en cartel en Broadway. En esta película aparece la idea de un asesino escondido entre las sombras que mata a bellas mujeres. Nada más actual.
 

089218447098

 
En 1927 se rodó London after midnight, protagonizada por el genial actor de cine mudo Lon Chaney, apodado el hombre de las mil caras por sus impresionantes maquillajes. De esta película no se conservan copias y solo sobrevivieron unos pocos fotogramas.
 
Volviendo al cine europeo, otra película dará que hablar en el recién nacido cine sonoro. M, el vampiro de Düsseldorf, de Fritz Lang (importante director del expresionismo alemán), de 1931, se basa en los hechos ocurridos relamente en esta ciudad alemana. El psicópata Peter Kurten, camionero de día, por la noche se dedicaba a raptar y asesinar a sus víctimas, a las que cortaba el pecho para beber su sangre después. Este caso real que conmocionó a la Alemania de los años treinta, presenta a un asesino que no es un ser sobrenatural, sino un ciudadano más, que por la noche se transforma en un psicópata. Realmente no se puede considerar una película de vampiros como tal.
 
pict690
 
El papel del asesino, recayó en Peter Lorre, siendo éste el papel que le llevó a la fama. La historia se varió para la película, siendo en ésta las víctimas niños, a los que el asesino seducía a base de golosinas y globos y a los que asesinaba fríamente después. Todo ello reflejando una Alemania realista, plagada de obreros y ladrones, que refleja un miedo real: el que nuestro vecino más inocente pueda ser un asesino.
 

m_htm32

Peter Lorre como M, el asesino marcado

 
 
Otra película curiosa del género es Vampyr, la bruja vampiro, del danés Carl Dreyer, de 1931. Ésta tiene la curiosidad de que fue grabada con una gasa delante de la cámara y rodando al amanecer y al anochecer, para conseguir una atmósfera etérea y fantasmal.
 

6305078491_01__SS500_SCLZZZZZZZ_V1122573897_

 

sjff_01_img0517

 

dreyer_vampyr

Escenas vaporosas rodadas con gasa

 
 
Con esto llegamos a uno de los puntales del cine de vampiros. Drácula, de Tod Browning, de 1930, protagonizada por Bela Lugosi. A partir de esta película se creó el icono que hoy en dia se tiene del conde Drácula. Ya habíamos comentado que la viuda de Bram Stoker, Florence Stoker le había dado muchos problemas a Murnau con Nosferatu. La Universal Pictures le pidió los derechos de la novela, y ella accedió a dar los derechos a cambio de 200.000 dólares. Era demasiado dinero. Por eso se eligió a Bela Lugosi, un actor húngaro que interpretaba el papel del conde en una adaptación teatral, que actuara como negociador con la viuda de Stoker. Al final consiguió los derechos por 40.000 dólares.
 

0012_lugosi_bela_afiche_dracula_01

 

Se barajaron muchos nombres para encarnar el papel del conde, y el elegido fue Bela Lugosi, que estaba deseoso de interpretar ese papel. De hecho se le pagó un sueldo más bajo de lo que debía cobrar, pero el quería ese papel.

dpic5a

 
La película destaca por su ambientación gótica y por las interpretaciones de Lugosi y Dwight Frye, que hace el papel del loco Renfield, cuya risa desquiciada ponía los pelos de punta a los espectadores de la época.
 

image-6

 
 
Son aunténticos clásicos muchos diálogos de la película, como cuando el conde a las puertas del castillo dice, tras escuchar un aullido: "escúchelas. Las criaturas de la noche, ¡qué música hacen!". 

dracula-bela_lugosi

 
 
Decía que creó la estética de cómo debía de ser el conde Drácula, un aristócrata europeo, refinado y absolutamente normal, repeinado y con el pelo haciéndole un "piquito" en la frente. Utilizó carmín para los labios, polvo blanco para la cara, remarque negro para las cejas. Vestía un frac y capa negra. Es capaz de hipnotizar con su mirada y dominar la voluntad de sus víctimas, que son débiles e indefensas damitas victorianas. Éstas acaban trasformadas en seres diabólicos o mueren.
 

dracula

 
 
Fue un éxito rotundo, pues la gente prefería a este noble europeo con su enorme carga erótica que al monstruo de Nosferatu.
 
 
Dracula_1
 
 
A partir de esta película empezó el mito que unió Drácula a Bela Lugosi. El actor que interpretaba a Jonathan Harker decía que en los descansos, Lugosi repetía delante de un espejo: "yo soy Drácula, yo soy Drácula." Él decía que Drácula solo podría impactar al público si él creía realmente que él era Drácula.
 

untitled

 
Como curiosidad, al mismo tiempo que se rodaba el Drácula de Browning, George Melford rodaba su propia versión en español con un reparto hispanoamericano. Se rodó en los mismos escenarios que la de la Universal.
 
Ésta fue el primer éxito de la Universal, al que siguieron las películas de una serie de monstruos que crearon la estética que hoy en día tenemos de estas criaturas: Frankenstein, La novia de Frankenstein, El hombre invisible, La momia, El hombre lobo, El fantasma de la ópera y La mujer y el monstruo (en la que aparece el monstro de la laguna negra). Estas películas, especialmente las dos últimas tienen muy buenos recuerdos para mí, y las recuerdo desde muy pequeño.
 
Lo malo vino después. Tras el éxito de Drácula siguieron una serie de secuelas protagonizadas por distintos actores estirando el mito. La hija de Drácula, de 1936,  en la que no aparece Lugosi, a pesar de que le pagaron 4.000 dólares (más del dinero que cobró por Drácula). A ésta siguió El hijo de Drácula, de 1943, La casa de Frankenstein, de 1944, La casa de Drácula, de 1945. Éstas eran películas que a la manera de las grandes producciones que contaban con un reparto plagado de estrellas, contaban con un reparto plagado de… monstruos. Todos los monstruos de la Universal. Todo esto tuvo como colofón la comedia Abott y Costello  meet Frankenstein, de 1948. Todos los monstruos, en una comedia y con esta pareja cómica popular en esa época.

RSP101~Dracula-s-Daughter-Posters

 

untitled a

Más monstruos

 

houseofdracula

Muchos más monstruos

 
 
Mientras aparecían otras películas en las que seguían apareciendo vampiros: La casa del horror, de 1935; La marca del vampiro, de 1935, en la que al final se descubre que los vampiros realmente son ¡una compañía de teatro!
 

Mark_Vampire

 

508042CF0B

¿Quién iba a pensar que esos vampiros eran una compañía de actores?

 
 
Lugosi seguía interpretando al conde, que por derechos de autor tenía que tener el nombre cambiado, como Armand Tesla en The return of the vampire, de 1944. Se tenía pensado una secuela, pero por suerte no llegó a rodarse.
 
Mañana más.
 
 
 
 
 
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vampiros en el cine (1926-1948)

  1. Marcos dijo:

    Carl Theodor Dreyer, que gran director. Sólo he visto dos de sus películas (una de ellas la mítica "Ordet") y me gustaron. Mucho. Ahora ya sé cual será la siguiente que busque, sobre todo por ese invento visual de la gasa ya merece la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s