Quincena teatral en Santiago

Si algo empieza con sexo y acaba con un asesinato, ¿qué puede salir mal? Éste es el resumen de mis últimos quince días en Santiago. Aunque escribo esto un poco tarde, que valga como homenaje a todos los que vivieron las nuevas producciones de las asociaciomes de teatro Trismus y ATOPD. Pero empecemos por el principio.
 
La obra que elegimos (porque fue la más votada, aunque esto supusiese que alguna actriz abandonara el grupo) para representar en el grupo de Medicina (Trismus) fue "Todo lo que quiso saber sobre el sexo, pero no se atrevió a preguntar", de Woody Allen.  La obra es una sucesión de sketches que plantean respuestas a preguntas sobre sexualidad, del estilo: ¿Qué es la sodomía? ¿Son homosexuales los travestidos?,… Se eligió, entre otras cosas, por el éxito que había tenido la adaptación de otro guión, Pulp Fiction, el año pasado y porque aparentemente parecía más fácil representar una obra de sketches que otro tipo de obra. Además al ser una comedia, eso ganaba público y nos facilitaba la representación (esto cobró más valor, ya que según unos, éste fue año malo, y había que facilitar las cosas). Malditos supersticiosos.
 
Haciendo lo contrario a lo que nos recomendaron nuestros mayores en teatro, vi, o mejor dicho, vimos la película, una vez que el guión estuvo en mis manos. Así vimos, que lo que en el guión era bastante bueno, en la película lo convertían en mediocre o pasable sin más. Eso nos dió ideas de cómo no hacer la obra. Y ya es un principo. Pero todo el montaje de la obra estuvo salpicado de complicaciones: desde diferencias artísticas entre el enfoque de la obra por parte de la directora Lucía (a fin de cuentas era una obra que como su nombre indica trata del sexo, y a nadie iban a pillar por sorpresa, y menos escandalizar, los chistes verdes y demás), hasta diserciones de actores y de la propia directora. Así pasados los exámenes de febrero, y con la obra muy verde, tuvo que tomar Anido la riendas del asunto. Hubo que reestructurar todos los papeles, y los que teníamos papeles secundarios o terciarios, empezamos a ganar papel. Con lo que la obra cambió radicalmente, no sólo por el enfoque, que se atopedizó* demasiado, sino porque los recortes de personal, supusieron un grupo más pequeño, de sólo doce personas, de ideas bastante afines.
 
Cuando la obra dejó de ser leída y empezamos a trabajarla en serio, el director y la compañía, nos dimos cuenta de las complicaciones que tiene adaptar una película (pues el guión realmente era un guión cinematográfico) a una obra de teatro: demasiados cambios de escena, escenas demasiado cortas, falta de diálogo por mayor potenciamiento de los gags visuales,… Un montón de escollos que tuvimos que salvar, de la mejor forma que pudimos. Así tuvimos que suprimir el que es el sketch más conocido, el llamado ¿Qué ocurre durante la eyaculación?, y cuenta el devenir de unos espermatozoides. Este sketch, para mí el mejor o de los mejores, es muy complicado de representar, porque paralelamente a donde se encuetran los espermatodoides, se intercalan imágenes de los otros órganos y sistemas. Se suprimió por motivos técnicos y de longitud, la obra era muy larga, y éste la alargaría mucho más.
 
A medida que se acercaba el día fijado para el estreno, el 8 de mayo, aparecían nuevas incógnitas, como el lugar de estreno. Tradicionalmente se estrenaba en el Auditorio Universitario, pero este año está en obras, por lo que se tuvieron que barajar otros lugares. Al final el lugar elegido fue el Aula de Cultura de la Fundación Caixa Galicia. El local era muy bueno, con un aforo bastante considerable (alrededor de cuatrocientas butacas), y con unos grandes dispositivos de iluminación y sonido. Y estos fueron los últimos problemas, porque no teníamos gente para prepararlos, y tuvimos que echar mano de la gente del cole (Luisa, Nulo y Seoane), para hacer la obra con luz y música.
 
El día del estreno, que era el primer y único día que podíamos pisar las instalaciones de Caixa Galicia y después de una mañana de infarto, llevando todos los muebles desde el cole hasta allí con un sol de justicia, empezaron los ensayos de luz y sonido, porque no daba tiempo a más. Y con todo, la hota de representar había llegado. Aunque empezábamos a las 20:30, ya desde las 20:00 había gente esperando. La respuesta del público fue tal, que tuvimos que cerrar las puertas porque la dirección amenazaba con no dejarnso representar si había tanta gente de pie (ya había unas veinte personas). Así con todo, la representación fue un éxito, y mucha gente tuvo que quedarse sin poder ver la obra. El primer objetivo estaba completado.
 
Paralelamente discurría la obra de ATOPD, el grupo de teatro del colegio mayor. Este año, Viri y yo, como directores conjuntos, aunque este año él fue más director artístico, y yo administrativo. El caso es que en verano habíamos decidido hacer algo nuevo, una obra sin protagonistas absolutos, aunque eso luego no fuera tan así. Queríamos una obra verdaderamente coral, para cmabiar con lo que se venía haciendo años atrás. Pues las dos tendencias que yo había vivido eran, a grandes rasgos, un protagonista con su amigo y su novia o sketches. Y el género coral por antonomasia eran las novelas de asesinatos. Y tras una larga búsqueda llegamos a la conclusión de que, muy a mi pesar, tocaba volver a escribir, porque ninguna novela se ajustaba al perfil que buscábamos. Partiendo de unos personajes y caracterizaciones que nos hizo Anido, Viri y yo empezamos a escribir, sobre un diseño que ya habíamos construído en verano. Aparentemente era mucho ma´s sencillo que el año pasado. Pero empezaron los problemas: este año entraron muchísimos actores (al final fuimos veinte) y tuvimos que retocar y crear muchos personajes, para adecuar la historia a la gente. Esto cambió totalmente el diseño de la obra, y lo que iba a estar escrito pronto, acabó por estar listo a finales de marzo.
 
Una vez que el guión estaba listo, el problema eran los actores. De los veinte, había unos cuantos que faltaban sistemáticamente, y en una obra coral es un gran problema. Pero se fue resolviendo sin problemas. Con lo cual, el día del estreno se acercaba. Se había fijado el 15 de mayo, una semana después de Trismus, para que no coincidiesen los ensayos. Ahora tocaba diseñasr vestuario y escenografía. A pesar de tener menos presupuesto que el año pasado (sólo 150 euros, del que se va casi todo en fotocopias), gracias a una verdadera optimización de los recursos que desponíamos y de la total colaboración de todos para hacer el atrezzo y deseñar el vestuario (mil gracias sobre todo a Sara y a Mago por ser nuestras costureras, y por diseñar el traje de siamesas de Penny y Jenny y todas las cofias) pudo llevarse todo a cabo.
 
Y después del fin de semana intensivo (probablemente el más intensivo que recuerdo, gracias a la labor dictatorial de Viri), llegamos al día del estreno. Aparte de los nervios propios del momento, la gente estaba preocupada porque unos cuantos colegiales decidieron empezar la diversión unashoras antes emborrachándose, y cabía la posibilidad de que estropeasen la representación. A pesar de ello, no hubo casi ningún problema: dejaron representar, pero a cambio no dejaron oir a la gente del fondo con sus gritos y aplausos y se cargaron una de las cámaras. Pero la prueba estaba superada. Y nuestros maestros de Trismus ya están pensando en fichajes de ATOPD, lo que nos llena de orgullo. Y que ésta esté considerada como una de las mejores de ATOPD, mucho más.
 
* Dícese de la acción o efecto de crear una obra loca y surrealista, con enorme tendencia al humor absurdo, a las forzadas y a las situaciones inesperadas.
   
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mi vida. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Quincena teatral en Santiago

  1. Javier dijo:

    La verdad es que ahora pienso en la obra y pasó todo rapidísimo. Para el año que viene ya está pensado el género ¿no? 😉 (No lo escribo para no desvelar la sorpresa) De hecho me pondría a ensayar ahora otra vez sin ningún tipo de problema, si no fuese por los exámenes claro. Ciao, nos vemos.

  2. Joaquín dijo:

    Sí, la verdad es que todo salió muy bien, sobre todo viendo cómo estaba el viernes del intensivo y cómo acabó el domingo. Pero para mí, lo más importante es que todos disfrutásemos con ella, y sobre todo los que empezabais, como tú.
     
    En cuanto a lo del año que viene, ese género está muy dentro, pero todavía queda mucho por hacer….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s